• Facebook Reflection
  • Trip Advisor App Icon

Vía Los Bancos km 7 Libertad del Toachi

Santo Domingo - Ecuador

Contáctanos

Nuestra dirección

Aceptamos

Síguenos

TEL: 0983364032 - información y ventas

Whatsapp Asesores

0998619057 Roberto Carlos Vélez

0993015006  Miguel Angel Vélez

0991973315 Genesis María Vélez.

E-MAIL: info@dcarlosecuador.com

© 2016 created with ElMecias

Nosotros

A pesar de las dificultades de la vida, la perseverancia, trabajo diario y unión familiar, nos dio un giro oportuno, que mi padre y madre no dejaron pasar para emprender desde su juventud, mi padre fue carbonero , trabajo en circo, vendió camisas, trabajo como guardia de Filanbanco, vendíamos casets con música del momento, fue taxista, mi madre vendiendo dulces de mangar, empanadas, ropa americana, lograron ahorrar y comprar el terreno donde hoy funciona la hostería D’Carlos Aqua Park, era un potrero ubicado en la vía Santo Domingo - Las Mercedes.

 

Pero Carlos Vélez y María Mendieta se plantearon convertir ese sitio en uno de los primeros balnearios del cantón. Él recuerda que desde que tenía 10 años quiso emprender un negocio turístico. Pero el sueño se cumplió en 1999, cuando con su esposa e hijos, adquirió un lote de 6 000 m2, en 6 millones de sucres (USD 240, en la época). Dice que esos eran sus únicos ahorros y no le alcanzaba para adecuar el lugar. Sin embargo, se propuso una fecha para inaugurar la primera ‘salsoteca de campo’: 18 de diciembre de 1999. Vendió la radio de su taxi para levantar un techo con paja toquilla y caña guadúa. Ese lugar serviría como una pista de baile. “Un club de fútbol me prestó las sillas, alquilé un discomóvil y abrí mi negocio”. Recuerda que cientos de personas asistieron ese día y uno de los motivos para atraer al público fue que en Santo Domingo no había espacios para bailar, jugar fútbol y bañarse en el río.

 

Para el primer aniversario se le ocurrió llevar al artista lojano Máximo Escaleras. Allí identificó una nueva puerta para el emprendimiento, porque en este cantón tampoco se organizaban conciertos a menudo. Desde entonces, la ‘salsoteca’ se convirtió en balneario. Allí se construyó una piscina (hoy suman cuatro) y se organizaban presentaciones de artistas internacionales, sobre todo de Colombia. Pero según Vélez, para que un negocio progrese se debe innovar.

 

Hace cinco años, los conciertos dejaron de ser rentables, así que el negocio familiar empezó a perfilarse como una hostería. Por ello, este emprendedor adquirió una hectárea de terreno a los costados del negocio, para construir una piscina de tilapias, desarrollar áreas ecológicas, edificar 14 habitaciones, colocar un sauna y habilitar un ‘hidromasaje natural’. Este último se ha convertido en un atractivo del lugar, esos nuevos servicios hicieron que la hostería D’Carlos fuera considerada un atractivo para ofertar al turismo internacional. “Los extranjeros, por lo general, buscan lugares donde descansar y estar en contacto con la naturaleza”. En la actualidad, D’Carlos tiene clientes fijos de Alemania, Estados Unidos, Polonia, entre otros. Más de 14 000 personas visitan anualmente este negocio familiar, es considerado uno de los mas importantes del país.

Pero estas ideas no las ha planteado solo. Sus hijos Miguel, Roberto, Génesis y su esposa María Mendieta son sus consejeros. Ellos siguieron carreras afines al turismo y se encargan de la publicidad y los paquetes de servicios. De hecho, en los últimos años han impulsado los paquetes empresariales y también para personas con discapacidad y de la tercera edad. “Adecuamos caminos y habitaciones específicas para que ellos se sientan cómodos”. Ing. Roberto Vélez, Miguel Vélez , Genesis Velez trabajan desde pequeños con sus padres en este negocio. Empezamos ayudando a mi padre a limpiar mesas, atender a los clientes, cobrar, animando, guiando etc. Ahora nos distribuimos las cargas de Administración, Marketing y legal debido al crecimiento interno. Este negocio nos ha ayudado a reinventarnos cada día.

 

Por ejemplo cuando tenemos grupos con alguna discapacidad nos esforzamos más para que se diviertan. De hecho, hemos modificado varios espacios para que se sientan cómodos. Una de las fortalezas de trabajar en turismo es que permite que el negocio innove cada día. Por ello siempre estamos pendientes de las tendencias mundiales y de cómo podemos adaptarlas a la hostería.

 

Trabajar con la familia es aún más gratificante, porque nos volvemos un solo equipo y miramos hacia un objetivo común. Además, siempre buscamos la forma de hacer sentir bien a los turistas.

“Trabajar con la familia es aún más gratificante, porque nos volvemos un solo equipo y miramos hacia un objetivo común. Además, siempre buscamos la forma de hacer sentir bien a los turistas.
 

piscina